13/9/13

El despertar de la señorita Prim

El despertar de la señorita Prim
Natalia Sanmartín Fenollera






Datos del libro:

  • Nº de páginas: 352 págs.
  • Editoral: PLANETA
  • Lengua: ESPAÑOL
  • ISBN: 9788408059875
  • Precio aproximado: 18,90


Sinopsis:

"El despertar de la señorita Prim, de Natalia Sanmartin Fenollera, es una deliciosa historia sobre la belleza de las pequeñas cosas. Narrado con ingenio, brillantez e inteligencia, El despertar de la señorita Prim nos sumerge en un inolvidable viaje en busca del paraíso perdido, de la sencillez y la belleza y la profundidad que se esconde tras las cosas pequeñas. Esta novela de narrativa española relata la deliciosa historia de un pueblecito cuyos habitantes han decidido declarar la guerra a las influencias del mundo moderno y volver a lo esencial. Atraída por un sugestivo anuncio en el periódico, Prudencia Prim llega a San Ireneo de Arnois, un pequeño lugar lleno de encanto y donde nada resulta ser lo que parece. La señorita Prim ha sido contratada para organizar la biblioteca del Hombre del Sillón, un hombre inteligente, profundo y cultivado, pero sin pizca de delicadeza. Pese a las frecuentes batallas dialécticas con su jefe, poco a poco la bibliotecaria irá descubriendo el peculiar estilo de vida del lugar y los secretos de sus nada convencionales habitantes. Todos ellos pondrán a prueba su visión del mundo, sus prejuicios y temores más íntimos y sus más profundas convicciones".


Sobre la autora:


Natalia Sanmartin Fenollera es una joven abogada y periodista que desempeña su trabajo como jefa de Opinión en el diario económico Cinco Días.



Booktrailer:



Sobre la novela:

Prudencia Prim está cansada de la vida que ha vivido hasta el momento, un buen día ve un anuncio publicado en un periódico que dice así:

"Se busca espíritu femenino en absoluto subyugado por el mundo. Capaz de ejercer de bibliotecaria para un caballero y sus libros. Con facilidad para convivir con perros y niños. Mejor sin experiencia laboral. Abstenecerse tituladas superiores y posgraduadas".

 La señorita Prim no duda en coger sus maletas y huir, a pesar de que no cumple con los requisitos está cansada de vivir en un mundo lleno de agobios, donde trabaja como administrativa de sol a sol, sin tiempo para respirar y mucho menos vivir, donde su jefe juega al "tira y afloja" con ella. Destino: San Irineo de Arnois.

San Irineo es un pueblo tranquilo, sencillo, que vive al margen de la vida moderna, una especie de colonia que sorprenderá a nuestra protagonista. "El hombre del sillón" como ella llama a su jefe le resulta un ser peculiar nada más verlo, por su forma de enseñar a unos niños que al principio pensó que eran sus propios hijos, por la forma de vivir y de ver la vida, por la forma en la que continuamente debate con ella, dejándola siempre al borde del ataque de rabia.

El hombre del sillón convive con cuatro niños, que son sus sobrinos. A los que enseña en casa, igual que al resto de niños del pueblo. Poco a poco la señorita Prim se da cuenta que en ese lugar tienen una extraña visión de cómo se debe educar y un muy mal concepto de la educación actual que se da en los colegios. Es por ello que los adultos del pueblo forman a los niños en sus especialidades, sin necesidad de acudir a la escuela cada día, inculcándole los antigüos valores que se enseñaban siglos atrás. Para Prudencia esto es inaudito, imperdonable y quiere saber más, quiere intentar comprender por qué se está cometiendo ese grave error.

Prudencia Prim se acomodará en al casa de "el hombre del sillón", uno de los hombres más poderosos del pueblo, donde trabajará entre libros, entre los clásicos más clásicos. Su jefe es una persona por la que desde un principio siente algo extraño, entre admiración y odio, entre respeto y rechazo, en el fondo quizás cierto cariño.

En las calles de San Irineo de Arnois Prudencia se encuentra con gente sencilla y corriente que tienen una singular filosofía de vida y que pronto se convertirán en sus amigos, personas amables, que siempre abren la puerta de su casa y no dudan en ofrecer en todo momento té, pastas, tartas y dulces de todo tipo alrededor de una mesa donde siempre se mantiene una agradable e instructiva conversación. Todos tienen algo que decirle a la señorita Prim, todos tienen una lección que enseñarle.


Mi opinión personal:

Llevaba viendo esta novela por las redes sociales durante mucho tiempo, el booktrailer me dejó desde un primer momento enganchada y con ganas de saber más, y este mes, en el que participo en el mes de la metaliteratura era un buen momento para darle su oportunidad, pues su protagonista es una bibliotecaria que trabaja entre libros.

Me ha pasado una cosa extraña con esta novela, el personaje de Prudencia Prim me gustó desde un primer momento. Una mujer con un carácter fuerte, pero al mismo tiempo muy débil. Dotada con una profunda cabezonería que le pondrá en más de un apuro. "El hombre del sillón" como lo llama ella durante toda la novela, también es un personaje del que siempre quieres saber más. Sin embargo, me ha pasado con este libro, que aunque sus páginas me enganchaban y quería seguir leyendo en todo momento, tenía siempre la sensación de que pronto ocurriría lo interesante, y sin darme cuenta se me ha terminado el libro, y lo interesante no llegó.

Bajo mi punto de vista la trama es un poco floja, no quiero decir que no me haya gustado, pero en más de una ocasión me dije ¿en serio?. La convivencia de la señorita Prim en San Irineo ha dado mucho juego durante todas las páginas y se entiende perfectamente el final, pero... me esperaba más.

En todo momento me he sentido perdida con el momento en el que pasaba la historia de Prudencia Prim ¿2013? ¿1990? ¿1890? Ni idea, supongo que es en la actualidad. El pueblo de San Irineo vive al margen de las modernidades y las nuevas tecnologías, por lo que tampoco me ha ayudado mucho a situarme, aunque en algunas ocasiones de haga referencia al "exterior".

Una cosa que no me ha gustado nada es que todo el tiempo todo el mundo se tratara de usted, los "querida", y un sin fin de expresiones arcaicas y demasiado "educadas" por decirlo de alguna forma, quizás adecuadas en un principio, pero a medida que la amistad va surgiendo con las personas de su entorno, yo lo veía de más. Prudencia Prim siempre habla de forma correcta, educada, con expresiones y pensamientos perfectos, con la espalda siempre recta, la barbilla siempre en alto, en posición de defensa prácticamente todo el tiempo. Todo ello le resta cercanía con algunos personajes importantes, siempre bajo mi punto de vista. Entiendo que es un pueblo que vive sumido en el pasado, pero ¿cómo se adapta tan bien una persona que ha vivido en el loco y tecnologico presente toda su vida?

El despertar de la señorita Prim, es una historia de descubrimiento personal, tal y como dicta su título. Pero también es una historia en la que se aprende a apreciar las pequeñas cosas, cargada de referencias literarias clásicas (las cuales la mayoría no conocía). Una historia de amistad y también de amor.

En definitiva, es una lectura que no me ha desagradado, pero no era lo que me esperaba, por lo que la puntuación que le pongo es:








9 comentarios:

susana palacios dijo...

De momento la dejo pasar, besotes

Cartafol dijo...

Yo lo tengo pendiente en el kindle, espero no tardar en cogerlo

Mónica-serendipia dijo...

Pues el punto de partida me parece brillante y me seduce muchísimo, pero no es la primera reseña que leo en la que comentan que luego la novela pierde fuerza y se queda en menos. Vamos, que podría haber dado mucho más de si, qué prometía más de lo que daba. La dejo en la lista de dudosos. Besos.

Margari dijo...

Ya he visto varias reseñas similares en opinión a la tuya. Así que lo dejo entre mis pendientes pero con menos expectativas, que parece que no las cumple.
Besotes!!!

Marisa G. dijo...

Este es uno de esos libros que me gustan cuando salen y se van quedando atrás, atrás, atrás.. Espero rescatarlo algún día. Besos.

Zamarat dijo...

Estoy terminándolo. Me pasa como a ti:no sé en qué época encuadrarlo.
Abrazo!

Lídia dijo...

Raquel, hace poco que he terminado este libro que me regaló una amiga y la verdad a mí me gustó mucho.
Un beso.

mientrasleo dijo...

Pues me pareció un libro muy bonito y amable, sin grandes pretensiones salvo entretener
Besos

Ro. dijo...

Lo tengo pendiente desde hace algún tiempo, pienso que podría gustarme pero a la vez temo aburrirme mientras lo leo, no se, es una sensación extraña.
El booktráiler no lo había visto antes y, eso sí, me ha encantado, me parece lleno de encanto.
Besos.

Buscar este blog